Blog
Marketing

Marketing (3)

Sexy, sexy, sexy. Un anglicismo importado de la lengua inglesa que se ha colado en el vocabulario, en las vidas cotidianas y en la publicidad casi al mismo tiempo. Unido a esta palabra y todo su significado, ha surgido toda una corriente de pensamiento que muchos se han aventurado ya a llamar el sexy thinking. ¿Se hace una idea de lo que es esto?No es más que una manera de pensar en sexy –parafraseando el “piensa en verde” de Heineken-. Esto es, pensar y actuar intentando siempre destacar la parte de nosotros o de las cosas que más nos gusta. Fácil y universal.
 
Tanto es así, que se puede aplicar a prácticamente todo lo que se nos ocurra, incluido el mundo de la empresa y por supuesto la publicidad. Para sacar el máximo partido al sexy thinking, primero es necesaria una dosis de modestia y autocrítica. Si todo acerca de una empresa y sus productos es perfecto, no habrá nada que destacar. Sin embargo, es tan improbable la perfección, que la ceguera narcisista puede jugar muy malas pasadas.

Por el contrario, reconocer las limitaciones y los debilidades hace que se puedan localizar los puntos fuertes de una empresa o las características destacables de un producto y aprovecharlas para disimular los aspectos no tan positivos.

Esto no es nuevo. La publicidad ya nació bajo el manto del sexy thinking, aunque puede que hace un siglo éste no fuera el término utilizado. Los anuncios o los carteles publicitarios son creados para destacar aquello que publicitan y lograr así que parezca lo más sexy y apetecible del mundo. Ésta es la máxima de la publicidad y la máxima del sexy thinking.

¿Cree que es casualidad que los spots publicitarios estén plagados de jovencitas atractivas vestidas con prendas más que sugerentes? Las casualidades no existen y menos en publicidad donde hasta el último detalle está plenamente estudiado.

GoDaddy, la empresa de dominios de internet es la “pensadora en sexy” por excelencia. Sus anuncios parecen pasarelas de modelos, por las que han desfilado algunas de las top models más importantes y sexys del mundo, como Bar Refaeli o Danica Patrick. Hasta unos cacahuetes cubiertos de chocolate pueden ser sexys. M&M’s ya lo demostró en uno de sus anuncios para la Super Bowl. Un cacahuete bailando “I’m sexy and I know it” puede llegar a ser sexy, a la vez que gracioso.

Como estos, miles son los anuncios y marcas que han explotado el sexy thinking con éxito, llevándolo en muchas ocasiones a niveles que casi escapan del concepto de publicidad. El problema es que explotar lo sexy en exceso, puede hacer que los espectadores se planteen por qué están distrayendo su atención del verdadero producto publicitado.

Una prueba. Un minuto después de ver estos anuncios sexys , ¿es capaz de recordar los productos o marcas que anuncian? vea el video de más abajo...

 
Instagram anunció que ya tiene más de un billón de usuarios activos al mes, luego de 8 años desde su lanzamiento. Para celebrarlo, la empresa lanzó Instagram TV, una propuesta que pretende modernizar la TV con videos verticales.

Recordemos que esta aplicación fue lanzada originalmente solamente para iOS en Octubre de 2010, y se hizo popular por los filtros que podían aplicarse a las fotos. No fue hasta Abril de 2012 que los usuarios de Android pudieron comenzar a utilizar la aplicación.

Menos de una semana después de su lanzamiento de Android la empresa fue comprada por Facebook, y allí cambió para siempre. Se añadió el soporte a videos en 2013, y ya en 2016 las famosas historias copiadas a Snapchat.

Ahora en 2018, llega Instagram TV, la plataforma de videos verticales de Instagram. Esta plataforma planea competir directamente contra Youtube, y estará disponible tanto en la aplicación normal de Instagram como en una aplicación dedicada.La idea de Instagram es modernizar la televisión. Al igual que la televisión, el contenido se reproduce instantáneamente al abrir la aplicación. Podremos ir cambiando de canal entre los usuarios que seguimos, y también habrá sugerencias en base a nuestros intereses.